LOS ENTORNOS IMAGINARIOS


Normalmente, en los trabajos de consultoría se utilizan fórmulas que funcionan y que generan a) documentación b) conclusiones. Se dicen que el consultor que triunfa es quien crea el sistema o metodología que después exprime cual churrero del conocimiento. Pero hay también hallazgos parciales que van más allá de las aplicaciones long run. En un trabajo para una institución, una reconocida colega saca de la chistera la expresión “entornos imaginarios” para definir el posicionamiento de una institución en relación a otras que realizan actividades concomitantes. Me gusta la expresión porque me recuerda a las ciudades invisibles y creo ver que los entornos imaginarios son aquellos que utilizan parámetros de comparación intangibles. ¿Cómo medir la innovación, el prestigio, la innovación, el reconocimiento y cómo crear el camino para alcanzarlos? La respuesta de ella fue que el entorno era imaginario porque los parámetros están siempre sometidos a discusión. Y en efecto, los sentidos, los conceptos que recogen las palabras cambian como el cristal con el que se miran. En un mundo tan pequeño en el fondo como el de la gestión o la consultoría cultural, ¿quién es el que da a estas palabras el sentido exacto? ¿quién dice qué hay de real en lo imaginario?

Tags: ,

Leave a Reply

Name and Email Address are required fields. Your email will not be published or shared with third parties.

Tags

Conexiones

Archivo